Spartatlón Parte 1 (1982) – El nacimiento

Por Davy Crockett

El Spartatlón es uno de los ultramaratones más prestigiosos del mundo. Se trata de una carrera de unos 246 kilómetros (153 millas), que se disputa cada mes de septiembre en Grecia, discurriendo desde Atenas hasta Esparta en un recorrido muy significativo en la historia mundial. Atrae a muchos de los mejores ultrarunners del mundo.

Esta es la primera parte de una serie sobre la historia del Spartatlón. En este episodio, cubriremos cómo nació Spartatlón, una historia que nunca se ha contado en su totalidad hasta ahora. Fue una creación de un oficial de la Royal Air Force, John Foden.

La carrera histórica de Filípides

En el año 490 a.C. se libró una de las batallas más famosas de la historia mundial entre los atenienses y los persas que invadieron lo que hoy llamamos Grecia, desembarcando en Maratón. Antes de esa batalla, los generales atenienses enviaron a Esparta un mensajero profesional llamado Filípides, con un mensaje urgente para pedir refuerzos contra la incursión persa, mucho más grande.

Filípides corrió unos 250 kilómetros (155 millas) y llegó a Esparta al día siguiente, probablemente en unas 36 horas, y luego regresó caminando. Hay muchas versiones de esta historia. Algunos dicen que su carrera fue antes de la batalla y otros dicen que después. Una versión de Romón, más de un siglo después, afirma que volvió corriendo y murió al regresar.

Pero lo importante de la historia del ultrarunning es que Filípides realizó una carrera de ultra distancia de aproximadamente 155 millas en menos de dos días. Si fuera desde el amanecer hasta el anochecer del segundo día, habrían sido 36 horas. Los refuerzos espartanos no partieron inmediatamente para ayudar debido a un festival y llegaron demasiado tarde para la batalla de Maratón, pero los atenienses habían triunfado sobre los más numerosos persas. La gente se ha preguntado durante años si la historia de Filípides podría ser cierta, corriendo esa larga y difícil distancia a través de la tierra escarpada en menos de dos días.

John Foden

John Boyd Foden (1926-2016) nació el 7 de mayo de 1926 en Winchester, Australia. Sus padres, también australianos, fueron James Clement Foden (1894-1978) y Rosalind Ida Boyd (1888-1957), de ascendencia escocesa. Los Foden habían vivido en Australia durante generaciones. El padre de John, James, era un aviador que aprendió a volar un biplano en Hendon, Inglaterra, en 1917.

James sirvió durante la Primera Guerra Mundial en el Royal Flying Corps y recibió la Cruz de la Fuerza Aérea. En 1924 fue ascendido a teniente de vuelo. Hizo su carrera en la Royal Air Force y se retiró como Capitán de Grupo. Su amor por la aviación y la Royal Air Force se transmitió a su hijo John.

A lo largo de los años, la familia Foden realizaría múltiples viajes largos por mar a Gran Bretaña para visitar a familiares en Inglaterra y Escocia. A la edad de siete años, John viajó hacia y desde Inglaterra en un barco de vapor con su madre, su hermana de tres años, Pauline Margaret Foden, y su tío, James Shields Boyd.

Foden sirvió en la Segunda Guerra Mundial como paracaidista para Australia y después de la guerra fue a Inglaterra. En 1948, a la edad de 22 años, se casó con Vera Joan Colyer (1926-2001) de Inglaterra. Más tarde se convirtió en oficial de carrera en la Royal Air Force (RAF). En 1952 tuvieron un hijo, David Michael Foden.

Foden comienza a correr

Pasaron los años y Foden continuó su carrera en la RAF. En 1976, a la edad de 49 años, ya había empezado a correr. Pertenecía al Club Atlético de Veteranos. En 1977, Foden corrió su primer maratón. En ese momento trabajaba como instructor de vuelo. Fue asignado para enseñar a cadetes sobre diversos temas, incluidos primeros auxilios, lectura de mapas, aeronaves y conocimientos de la RAF.

En 1978, Foden estaba estudiando un título avanzado en una universidad. Como parte de una tarea, leyó sobre la historia de la huida de Filípides de Atenas a Esparta según lo registrado por el historiador griego Heródoto. Leyó en esa historia: “Fidípides fue enviado por los generales atenienses y, según su propio relato. . . Llegué a Esparta al día siguiente”. Como corredor de larga distancia, eso llamó la atención de Foden. Se preguntó si la historia era cierta. Heródoto había sido criticado por la inclusión de leyendas y relatos fantásticos en su obra. Un colega historiador lo acusó de inventar historias para entretenerse. Pero muchos de sus relatos habían sido confirmados por historiadores y arqueólogos modernos. Foden se preguntó si la carrera de Filípides era verdad o una imposibilidad como muchos habían sospechado.

Foden explicó: “Miré el mapa y pensé, son aproximadamente 150 millas, nunca antes había corrido 150 millas, me pregunto si puedo. Después de eso pensé que si podía hacer el mismo viaje a Esparta, tal vez me haría famoso”. Ese sueño permaneció con él durante varios años.

Mientras tanto, Foden siguió yendo más lejos y más rápido. En 1980, a la edad de 54 años, ganó una medalla de plata en el Campeonato Mundial de Atletismo Masters en Nueva Zelanda.

Foden comienza a hacer ultrarunning

En 1981, Foden estaba destinado en Alemania y comenzó a correr ultradistancias en carreras por toda Europa. Corrió los 100 km de Lauf Unna en Alemania y finalizó en el puesto 26 entre 554 participantes, en 9:03:49.

Ese año también corrió en un relevo muy singular en una ruta europea histórica. Corrió en el Maratón de Escape de Bruselas a España, de nueve días y 750 millas de duración. Se trataba de un recorrido a lo largo de una histórica ruta de escape de cometas de la Segunda Guerra Mundial a través de Bélgica y Francia hasta los Pirineos, que fue utilizada por 800 aviadores para llegar a un lugar seguro. La Línea Comete comenzó en Bruselas, donde los aviadores fueron alimentados, vestidos, entregados con documentos de identidad falsos y escondidos en áticos, sótanos y casas. Luego, una red de voluntarios los escoltó hacia el sur y los pasó de eslabón en eslabón en una cadena de ayudantes locales que los vestían, alimentaban y escondían, normalmente con un gran riesgo personal para ellos. Los aviadores finalizaron el viaje hacia la España neutral.

El relevo de 1982 en el que participó Foden fue diseñado para recaudar fondos para la Royal Air Forces Escaping Society que ayudó a las familias de civiles continentales que dieron sus vidas para ayudar a los aviadores británicos a escapar de los nazis. La carrera se organizó como un relevo de ocho aviadores de cuatro países. Cada uno corrió 10 km durante los nueve días. Foden recordó: «Conocimos a mucha gente interesante a lo largo del camino y hubo algunas coincidencias fenomenales con aquellos que conocimos». Recibieron una maravillosa acogida por parte de la gente en el camino que los conmovió hasta las lágrimas. Sin duda, esta experiencia debe haber despertado aún más su interés por recrear la carrera realizada por Filípides en Grecia.

También en 1981, Foden corrió en el Campeonato Mundial de Maratón de Christchurch y consiguió un podio. A principios de 1982, corrió 100 millas en 31 horas en la Pilgrims Race en Gran Bretaña.

Planes para la expedición de la RAF de 1982.

En 1982, Foden era comandante de ala en la Royal Air Force británica, todavía con base en Alemania. Quería combinar sus dos pasiones fuera del servicio, la historia y las carreras de larga distancia.

Foden explicó: «Obtuve un mapa de navegación aérea que mostraba dónde estaban las colinas, y con la ayuda de algunos profesores de Historia Griega de la Universidad de Cambridge elaboramos la ruta probable».

Se informó: «Foden concibió la idea de repetir la antigua carrera, un intento que, hasta donde sabían las autoridades atléticas griegas, no se había intentado durante los últimos 2.400 años». Cuando se le preguntó por qué estaba corriendo, Foden admitió en años posteriores: «Quería ser famoso, el hombre que demostró que una pieza importante de la historia tenía razón».

Foden dijo: “Mi empresa administradora pensó que todo esto era un poco loco, porque estaba más allá de su experiencia. Pensaban que el maratón era sobrehumano y esto iba mucho más allá”. Los periodistas quedaron atónitos cuando se enteraron de esta idea. Sonaba como un deseo de muerte. Foden explicó: “Miles de personas corren maratones, muy pocas personas mueren. De hecho, nunca he oído hablar de la muerte de ningún corredor moderno”.

Foden necesitaba encontrar financiación para la expedición y solicitó una subvención considerable de la RAF. La llamó Expedición de la RAF de 1982. El responsable de educación física encargado de aprobar las subvenciones pensó que la propuesta era sólo una forma de conseguir unas vacaciones en Grecia. Pero uno de sus empleados era un erudito que también era corredor y se interesó en el proyecto. La financiación finalmente llegó. Luego, la embajada británica ayudó a obtener permiso de Grecia para que Foden realizara la carrera.

Foden reclutó a otros cuatro corredores de maratón de la RAF que estaban estacionados en Alemania para que se unieran a él en la carrera. Dos eran de Escocia y los otros dos de Inglaterra y Australia. También reclutó a otros seis militares de la RAF para que sirvieran como equipo de apoyo. Los seis tenían experiencia en maratones e incluían un asistente médico y un cocinero. Se eligió una fecha en octubre de 1982 y se organizó el viaje con la RAF. Ese mes fue importante porque se creía que la batalla de Maratón ocurrió antiguamente en el Otoño. Lamentablemente, sus vuelos de Alemania a Atenas fueron cancelados indefinidamente por lo que tuvo que alquilar dos “minibuses” (furgonetas) para el viaje.

La esposa de Foden rechazó la invitación de acompañarlo a Grecia. “Mi esposa pensó que estaba loco. Ella pensó que todo era ridículo y no quiso animarme”.

Fue un viaje largo y difícil que pasó por la Yugoslavia ocupada por los comunistas. Esperaban llegar a Grecia antes para explorar cuidadosamente la ruta, pero sólo tuvieron una semana para prepararse. Antes de salir de Alemania, Foden pudo conseguir un mapa de navegación aérea que incluía Grecia, pero aún era demasiado pequeño, por lo que tuvo que adaptarse y proponer una ruta en los días previos a la carrera.

Los primeros cinco corredores

Los cinco corredores que participaron en la histórica carrera de 1982 en Grecia fueron:

  • Ted Marsh , de 47 años, era suboficial.
  • John Harold Scholtens , 27 años, destinado principalmente en Lossiemouth, Escocia. Fue teniente de vuelo y sirvió como “navegante bucanero”.
  • John Foden , de 56 años, era un Wing Commander destinado en Alemania. Era el corredor de mayor edad, pero también el más experimentado de ese grupo, y el encargado de la ruta.
  • Norman Niblock era un operador de electrónica aérea también destinado principalmente en Lossiemouth, Escocia, y se describió a sí mismo como “un joven de 43 años”.
  • John McCarthy , de 40 años, era sargento de vuelo. Ya tenía algo de experiencia en ultrarunning. Corrió en los 100 km de Vogelgrun de 1982 en Francia y terminó en el puesto 32 entre 65 corredores con un tiempo de 10:11:31.

Equipo de la escuela Campion en Atenas

Faltando solo un día, la Embajada Británica en Atenas se puso en contacto con la Escuela Campion en Atenas para ver si podían brindar apoyo adicional a la expedición de la RAF.

Campion era una escuela internacional de idioma inglés con un plan de estudios británico adaptado para aprovechar al máximo la ubicación y la cultura de Grecia. Se estableció en 1970. Había una amplia gama de deportes competitivos que ofrecer en la escuela, incluida la carrera a campo traviesa. Se esperaba encontrar corredores y guías familiarizados con el país que pudieran brindar un valioso apoyo en el camino.

Un equipo de seis personas de la escuela se ofreció como voluntario para ser parte de la aventura, incluidos cuatro profesores y dos estudiantes. Los profesores fueron Phil Simmonds (profesor de arte), Dave Ireland (el organizador del equipo escolar), Rob Biggs y Andy Birch . Los dos estudiantes eran Nick Papageorge (18 años) e Ian Katsivalis (16 años). Los cuatro profesores no hablaban griego, pero los dos alumnos sí.

Nick Papageorge

Nick Papageorge (1964-) nació y creció en Kenia de padres de ascendencia griega y vivió entre griegos. Su familia se mudó a Grecia cuando él tenía trece años y comenzó a asistir a la escuela Campion. Corrió su primera maratón en 1980, cuando tenía dieciséis años. Papageorge sería un miembro clave del equipo que proporcionó muchos kilómetros de ritmo. Dijo: “Solía ​​correr mucho a campo traviesa y pasaba mucho tiempo con los profesores corriendo, jugando fútbol y rugby. También era miembro de Hash House Harriers, un club social de corredores. De alguna manera, la embajada en Atenas se puso en contacto con los profesores para informarles que el grupo de la RAF estaba realizando esta carrera y que necesitaban algo de apoyo, si podíamos ayudarlos”. La escuela estaba entusiasmada y se apresuró a prepararse para ayudar.

El comienzo

El 8 de octubre de 1982, Foden, de 56 años, y los demás oficiales de la RAF partieron de Atenas al amanecer, a las 7 de la mañana. Comenzaron su carrera en el borde del antiguo mercado del Ágora que se encuentra debajo del Templo de Hefesto. En la antigüedad, este mercado era el principal lugar de reunión de los atenienses, donde se realizaban negocios, un lugar para pasar el rato, observar artistas y escuchar a filósofos famosos.

Se informó: «Cinco corredores de maratón de la Royal Air Force han partido desde la antigua Ágora debajo de la Acrópolis para volver sobre los pasos de Filípides». El objetivo era terminar en menos de 36 horas. Foden dijo: “Al principio fue realmente una prueba porque no sabía si podía hacerlo. Estaba muy inseguro, pero estaba decidido a hacerlo”.

Foden recordó: «Una vez que comencé a correr, tuve que olvidarme de todo lo demás y concentrarme en una sola cosa, y era llegar a Esparta».

El primer día

Los cinco corredores intentaron seguir la ruta que Foden había investigado, que iba tanto por caminos pavimentados como a campo traviesa por antiguas rutas militares. Al salir de la gran ciudad de Atenas, los perros salían a los barrios marginales y los mordían. La primera sección desde Atenas tenía mucho tráfico en las carreteras y estaba muy contaminada, con fábricas a lo largo de las carreteras escupiendo humo.

Foden dijo: “El recorrido transcurrió por senderos de pastores y senderos agrícolas pedregosos, no muy diferentes de los que probablemente usó Filípides. Incluso algunas partes del camino a lo largo de la costa hacia Corinto eran tan malas que no eran mucho mejores que un camino agrícola. Más de la mitad del recorrido fue lo que los británicos y los estadounidenses llamarían un sendero”.

La tripulación de la RAF, compuesta por seis personas, en dos furgonetas. Intenté seguirlo por caminos cercanos. “Para asegurarse de que el equipo no muere de hambre o de sed, el sargento Harry Killeen ha establecido una serie de puestos de avituallamiento a lo largo de la ruta. Los corredores recibirán una comida caliente de pasta o arroz cada 32 millas”. También se alimentaban de comidas militares preparadas para comer en el camino.

Foden explicó que su principal problema durante el primer tramo fue el calor. Los corredores esperaban aclimatarse al clima más cálido de Grecia, pero su semana en Grecia había sido un clima inusualmente fresco.

“Al principio, los cinco corredores se mantuvieron unidos, tratando de protegerse unos a otros y cubriéndose las espaldas”. Más tarde, se separaron y corrieron a su propio ritmo, lo que dificultó las cosas para el equipo de apoyo. Marsh, más adelante, no tuvo comida en todo el camino hasta el Canal de Corinto (aproximadamente la milla 52), por lo que tuvo que comprar algo en una tienda. “John McCarthy tenía tanta sed en Zevgolation que intentó beber del grifo de una gasolinera. Pero el dueño atacó a John con sus perros para ahuyentarlo”.

Niblock abandonó temprano antes de Corinth (unos 85 km/52 millas) porque una vieja lesión en la rodilla le causaba dolor.

El equipo de la escuela Campion se une

No fue hasta más tarde ese día que los seis ayudantes de la escuela Campion se unieron. Los maestros trajeron dos autos de su propiedad para hacer el difícil viaje, dos Mercedes muy viejos. Papageorge explicó: “Escuchamos que los corredores habían comenzado a las 7 de la mañana, en las afueras de Atenas, justo cuando el sol salía debajo de la Acrópolis. Después de la escuela, nos reunimos con ellos alrededor de las 4 de la tarde, justo después de Corinth, aproximadamente en el km 80, en Corinth Hellas Can Factory”.

Papageorge inicialmente paseó por Marsh durante las primeras horas de la tarde. Avanzaron con dificultad y hablaron de muchas cosas a lo largo del camino. Pero unos 40 km más tarde, cerca de Nemea, Marsh se rindió debido a una grave quemadura solar. También sabía que había salido demasiado rápido y estaba muy decepcionado. Marsh y Papageorge se subieron al coche conducido por uno de los profesores.

El equipo de la escuela se lo pasó genial durante el camino, bebiendo cerveza, tocando música a todo volumen y parando en cafés. En un café la cerveza era más barata que el agua. Fue una gran ventaja tener a los dos estudiantes de habla griega porque, una vez en las aldeas rurales, la gente sólo hablaba griego.

La situación se tornaba confusa mientras los corredores se dispersaban, sostenidos por los cuatro vehículos que iban adelante, esperaban y en ocasiones retrocedían mirándolos. Papageorge recordó: “No había ningún punto de control. La expedición de la RAF estaba bastante mal planificada para una expedición de la RAF”.

La navegación fue un desafío difícil. Foden explicó: “Los cruces en Y eran la pesadilla de nuestras vidas, ya que sólo teníamos una idea muy vaga de la geografía de Grecia y los avisos que señalaban diferentes destinos no significaban nada para nosotros. Además, sólo teníamos un mapa de navegación aérea, porque los mapas terrestres precisos habían sido declarados secretos como resultado de la reciente invasión turca de Chipre”.

Corriendo por la noche

Foden dijo: «Giramos hacia el interior sobre las montañas y eso fue extremadamente difícil». Los caminos estaban en mal estado en la oscuridad. El auto en el que viajaba Papageorge alcanzó al corredor McCarthy. Papageorge lo siguió hasta bien entrada la noche, hasta pasada la medianoche.

Papageorge recordó: “Recuerdo haber corrido un largo camino con él, atravesando algunos valles. En un momento dado estábamos corriendo por un campo intentando ir más o menos en la dirección correcta. Nos detuvimos en algún momento para parar a comer y beber, y luego escuchamos a algunos cazadores locales disparando en la oscuridad. Pensamos que nos estaban disparando. Terminamos atravesando este campo y llegando a los arbustos del otro lado, regresando a la carretera y continuando”. Alcanzaron el coche y Papageorge intercambió sus tareas de paseo con otra persona.

Foden recordó: “Navegar de noche y en la oscuridad gris del amanecer era complicado. Para complicar las cosas, el contacto por radio entre los dos vehículos de apoyo se perdió en las montañas y se cortó su capacidad de comunicarse entre sí”.

Los perros eran probablemente el peligro más grave. “Eran una molestia en todos los pueblos del campo. Nos armamos de piedras para arrojar a los mestizos y bordeamos los pueblos para evitarlos. Esto significaba tropezar con campos en la oscuridad mientras las vías se dirigían directamente a las aldeas”.

Arriba sobre la montaña

Los corredores y equipos realizaron un ascenso de 3000 pies del Monte Partenión a través del Paso Sangas durante la noche. Esta montaña, cubierta de rocas y arbustos, fue el lugar donde Filípides se encontró con el dios Pan durante su carrera. Pan le dijo a Filípides que ayudaría a los atenienses en Maratón si volvían a adorarlo como en tiempos pasados.

Foden describió: “Por la noche confundí el lecho seco de un río que bajaba por el valle con el camino a Maladrenion. Me llevó mucho tiempo darme cuenta de qué había salido mal. John McCarthy también se perdió por aquí. Para entonces, los tres que seguíamos corriendo estábamos repartidos en unas veinte millas y cuando llegamos al paso tuvimos que encontrar el camino individualmente sin ninguna ayuda excepto la luz de la luna que brillaba sobre las piedras pulidas por las botas de los pastores a lo largo de los siglos. Era muy inquietante estar en lo alto de una montaña de noche en un país extranjero y lejos de estar seguros de que estábamos en el camino correcto”.

Papageorge, en el viejo Mercedes de Birch. empujó la montaña por caminos empinados y accidentados. “Condujimos bastante lejos. Había luna llena y estábamos escuchando ‘Dark Side of the Moon’ de Pink Floyd. Allí arriba estaba una de las furgonetas de la RAF, tan lejos como podía llegar, con John Foden en todo tipo de problemas. Estaba irritado y bastante destrozado. Uno de los miembros de la tripulación de la RAF estaba intentando que se detuviera y se retirara. Él no aceptaría nada de eso. Era muy terco. Soltó una maldición y fue a la parte trasera de la camioneta para ir al baño, regresó y dijo: ‘Me voy’ y se fue”. Papageorge regresó al auto para dormir lo que tanto necesitaba.

Foden admitió: “Casi me desplomo a mitad del camino y estaba muy enfermo. No vimos mucha gente. No había caminos para un tramo y lo único que hacía era seguir huellas de cabras y para saber adónde iba tenía que buscar la estrella polar. Estuve en la euforia del corredor durante las primeras 100 millas. Estaba realmente satisfecho conmigo mismo. Me dio el coraje y la confianza para seguir adelante”.

El segundo día

Durante gran parte del segundo día, Papageorge corrió con Foden. Corrieron juntos por la mañana cuando salía el sol y la niebla se disipaba. Papageorge dijo: “Temprano en la mañana, recuerdo que Foden me contó la historia del encuentro de Filípides con el dios Pan. Recuerdo haber hablado mucho de ello. Yo sólo tenía 18 años, pero recordé que era excéntrico, pero muy conocedor. Sabía muchas cosas. Corrí con él durante mucho, mucho tiempo”.

Los últimos cincuenta kilómetros transcurrieron por el centro del Peloponeso, donde el terreno era bastante plano. Foden dijo: “La segunda mañana corrí de Sangas a Tegea con un calor considerable durante unas cinco horas sin beber, porque nuestro vehículo de apoyo no pudo encontrarme. Me vi reducido a caminar lentamente. En aquellos días la única carretera a Trípoli y Esparta era vía Argos, por lo que nuestro vehículo de apoyo tuvo que hacer un desvío de 100 kilómetros, durante el cual perdió todo contacto con nosotros, y ya le estábamos causando problemas por estar tan dispersos”.

A Foden no le importaba que se enfrentaran a desafíos. “En ese sentido, nos alegró bastante que no fuera fácil, porque pensamos que hacía mucho más realista lo que el propio Filípides habría tenido que hacer cuando simplemente no hubiera podido transportar suficiente agua y comida. él mismo para cubrir toda la distancia”.

Los últimos 50 kilómetros corrieron por la carretera de Tegea a Esparta. Foden no había tenido suficiente tiempo antes de la carrera para investigar esta sección en busca de antiguos caminos militares, por lo que corrieron por el camino moderno.

Foden alcanzó a McCarthy y Papageorge hizo un intercambio para seguir el ritmo de McCarthy. “Corrí un poco con él y luego se metió en todo tipo de problemas. Realmente era incapaz de permanecer despierto o correr más que un poquito. El fisioterapeuta le dio un masaje, volvió al coche y trató de dormir un rato. Estaba muy, muy cansado. Pero él fue muy valiente y continuó”.

El final

A primera hora de la tarde del segundo día, Foden se acercó a Esparta. Hubo una última subida. Él dijo: “Odié eso. Casi no pude hacerlo. Después de haber recorrido todo ese camino, de repente sentí que no podía correr hasta esta maldita colina”. Pero logró cruzar la colina y luego se sorprendió por la recepción que recibió a medida que se acercaba a la ciudad. Dijo: “Cuando corrí, nadie sabía lo que estaba haciendo hasta que llegué cerca de Esparta. De repente había mucha gente por todos lados”.

Scholtens fue el primero en terminar, en 34:30. “Los lugareños aplaudieron a Scholtens cuando entró en el estadio deportivo de Esparta para cruzar la línea de meta”.

Foden terminó su recreación moderna de la carrera de Atenas a Esparta en la oscuridad en 37:37. Los griegos que lo vitorearon al final los sorprendieron con coronas de hojas de olivo. “Simplemente no sabía qué decir. Le dije: ‘Hemos demostrado que una parte de su historia es cierta, Heródoto era un historiador confiable’”.

Papageorge dijo de Foden: “Para mí, cuando era niño, cuando lo vi en la montaña y su actitud cuando corría con él, para él no era sólo demostrar que la historia era cierta, era más un caso. de ganar el día. Después de eso se mostró muy testarudo”.

Foden insistió en años posteriores en que Scholtens se había salido de la ruta planificada y tomó un atajo de diez millas, lo que lo ayudó a terminar primero. Afirmó que Scholtens había seguido un curso casi directo y evitó subir al paso del monte Partenio. Para ser justos, todos los corredores se perdieron, especialmente Scholtens, y tomaron giros equivocados en las ciudades, por lo que todos experimentaron kilómetros extra. McCarthy terminó tercero, una hora y media después de Foden, en 39:00. Se perdió y corrió unas siete millas más que Foden. Un mito popular que surgió a raíz de la carrera de Foden fue que terminó en menos de 36 horas, pero no fue así.

Los tres corredores estaban encantados de sentarse a descansar en los escalones al pie de la estatua de bronce de Leonidus al final de Main Street y simplemente descansar. Entre los tres habían perdido un total de 40 libras. Papageorge los acompañó durante muchos, muchos kilómetros del viaje y Foden estaba profundamente agradecido por la ayuda.

Después de la carrera

Foden les dijo a los griegos que lo rodeaban: «Deben hacer de la ruta que hemos recorrido una carrera». Pero al principio no pensó seriamente que se organizaría una carrera pronto. Nunca imaginaron ni por un momento que un clásico monumental como el Spartatlón surgiría de su carrera pionera.

Al día siguiente, todo el grupo se reunió nuevamente para tomar fotografías en la estatua. John McCarthy todavía estaba sufriendo. Papageorge recordó que Foden sorprendió a su equipo de la RAF con una propuesta.

Papageorge escuchó con atención: “Foden dijo: ‘Caminemos de regreso a Atenas’. Todos decían: ‘¿Por qué, para qué?’ Dijo: «De esa manera podemos demostrar que eso es lo que hizo Filípides, porque regresó caminando». Dijo que, como mensajero profesional, a Filípides se le permitía comer en cualquier posada o casa particular, entrar y conseguir comida, agua, vino o cualquier cosa que quisieran. Foden dijo: “Tenemos que demostrar que esto era posible. Entonces, volvamos”. Todo el mundo dijo: ‘No, no podemos hacerlo’. Fue un poco extraño. Yo era solo un niño y podía sentir la tensión. Pero Foden se mantuvo firme en hacerlo incluso sin apoyo durante tres o cuatro días. Afortunadamente para toda la expedición, lo disuadieron”.

El equipo de la escuela estuvo en Esparta durante el día, cenó algo y luego regresó a Atenas. Posteriormente, el equipo de la RAF se reunió en la embajada británica en Atenas y celebró una ceremonia de entrega de premios a la que asistieron los profesores de la escuela Campion. Una semana después, los cinco corredores corrieron el maratón de Atenas y luego regresaron a Alemania. Después de eso tomaron diferentes caminos y nunca celebraron una reunión. Foden presentó un informe a la RAF sobre su «ejercicio militar».

La vida posterior de Foden

Foden ayudó a organizar el Spartatlón durante los primeros cuatro años. Como estaba en la Fuerza Aérea, no podía ir a Grecia todos los años, por lo que tuvo que detenerse y entregarlo. Además, su esposa no quería que lo hiciera. Toda su carrera se había convertido en un tema de controversia que, según él, casi había resultado en divorcio.

Foden se convirtió en una fuerza impulsora del ultrarunning en el Reino Unido y en un miembro activo del Road Runners Club. En 1987, Foden organizó y fue director de carrera de una carrera de 24 horas celebrada bajo techo en el centro comercial Milton Keynes en Inglaterra. En 1989, su viejo amigo John McCarthy corrió allí. En 1990 la carrera fue el Campeonato Internacional de 24 Horas de la IAU.

En 1989, Foden también organizó las carreras de 100 km de Nottingham alrededor de un lago de remo en el Centro Nacional de Deportes Acuáticos en Holme Pierrepoint, Nottingham. Dirigió esa carrera hasta 1993. Varias de sus carreras de 100 km fueron Campeonatos Nacionales. Produciría un folleto de resultados muy completo que incluiría a todos los que terminaron y no terminaron con su tiempo de vuelta. También fundó el Anglo Celtic Plate 100k, que todavía hoy disputan Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda.

En 1992, la organización Spartathlon otorgó a Foden una placa y una medalla por sus diez años de servicio en Spartathlon y lo reconoció como el fundador y primer corredor de Spartathlon.

En 1994, Foden fue secretario del Comité de Ultra Running de la Federación Atlética Británica. A la edad de 68 años, participó en una carrera del Campeonato Mundial de Trail-Running de 80 millas en Sussex con otras quinientas personas.

En 2002, Foden organizó una carrera de 100 millas en el Crystal Palace de Londres para celebrar el récord mundial de 100 millas de Don Ritchie en esa misma pista 25 años antes (ver episodio 72 ) . Él era el director de carrera y estaba muy satisfecho con la batalla y el emocionante final de los corredores rusos durante el evento.

Al hablar de ultrarunning, Foden dijo: “Nunca he conocido a un ultrarunner que hable de golpear la pared, que es el tema de conversación favorito entre los corredores de maratón. El arte es aprender cuál es la velocidad más rápida a la que puedes correr para no llegar a 70 km y simplemente quedarte sin todas las formas de energía, ya que es entonces cuando simplemente aleteas”. Bromeó diciendo que sus rodillas ahora estaban «asquerosamente decrépitas» y que sus síntomas de abstinencia al correr eran tan graves cuando las lesiones, el clima o el sentido común lo mantenían fuera de la carretera, que «se dio a la botella».

Cuando tenía más de 80 años, Foden dijo: “Cuando finalmente muera, habrá algo en este mundo que dejé atrás. Algo por lo que la gente me recordará”. Cuando analizó en qué se convirtió el Spartatlón, escribió: “Lo que había sido una expedición de aventura en un país cuyo idioma ninguno de nosotros hablaba, poco a poco se ha convertido en una carrera en ruta de renombre internacional. Ahora tiene un estilo similar al maratón, pero mucho más desafiante. Al igual que el maratón, se basa en la historia griega, pero fue una creación de extranjeros”.

Foden corrió por última vez en 2000. Más tarde, ese mismo año, sufrió un derrame cerebral que lo dejó parcialmente paralizado. La esposa de Foden quedó trágicamente discapacitada como resultado de un accidente automovilístico en el que sufrieron y falleció en 2001. John Foden murió el 21 de octubre de 2016, a la edad de 90 años.

Los otros corredores

¿Qué pasa con los otros cuatro que se postularon en 1982? ¿Que les pasó a ellos? John Scholtens corrió de Londres a Brighton dos veces, en 1983 y 1988, pero luego dejó el ultrarunning. Falleció cuando tenía poco más de 60 años. John McCarthy permaneció activo en el ultrarunning durante la década de 1980 y volvió a correr Spartathlon en 1985. En 1989 corrió en una carrera cubierta de 24 horas en el centro comercial Milton Keynes de Inglaterra, alcanzando las 116 millas. Norman Niblock, con su problema de rodilla, no siguió corriendo ultradistancias y falleció en 2015 a la edad de 76 años. Ted Marsh corrió de Londres a Brighton en 1975.

Nick Papageorge, el joven marcapasos, se graduó en la Campion School de Grecia el verano después de la carrera de 1982 y luego fue a la universidad en Inglaterra. Continuó corriendo pero no se enteró del establecimiento del Spartatlón formal durante varios años. Empezó a correr de nuevo y triatlones y luego se instaló en Dinamarca y trabajó en Tecnologías de la Información. Se dedicó al ultrarunning en 2012 y se clasificó para el Spartatlón corriendo 100 km en 10:22:02 en Copenhague. Corrió en el Spartatlón de 2013 pero tuvo que parar después de 70 km, lo que le decepcionó mucho. Pero siguió corriendo 113 millas en una carrera de 24 horas en España. Papageorge reflexionó: “Fue increíble cuando pienso en lo privilegiados que éramos, todos nosotros, no solo los dos niños, incluyéndome a mí, haciendo estas cosas de la nada.

¡Ha nacido el espartatlón! Así como diez años antes, en 1972, los militares demostraron que el recorrido de los Estados Occidentales se podía recorrer en menos de dos días, los militares volvieron a contribuir a la historia del ultrarunning en 1982 al ser pioneros en el espartatlón.

Próximo

Apenas cuatro meses después de la Expedición de la RAF de 1982, en febrero de 1983, la Asociación Atlética Griega anunció que se celebraría un Espartatlón el 30 de septiembre de 1983. El siguiente episodio cuenta la historia del primer Espartatlón formal en 1983 .

Fuentes:

Deja un comentario