Spartathlon Parte 2 (1983) – La primera carrera

por Davy Crockett

El Spartathlon, una ultra de 246 km (153 millas), se lleva a cabo cada septiembre en Grecia, desde Atenas hasta Esparta y con un límite de 36 horas. Es uno de los ultramaratones más difíciles de terminar.

En la Parte 1 de esta serie, episodio 88 , se contó la historia de cómo nació Spartathlon en 1982, creación de un oficial de la Royal Air Force, John Foden. Tres militares cubrieron con éxito una ruta que se creía que había sido tomada en el año 490 a. C. por el mensajero griego Filípides. La prueba de 1982 preparó el escenario para el establecimiento de la carrera Spartathlon. En esta parte se cubre el año inaugural de la carrera, 1983, ganado por Yiannis Kouros de Grecia.

La fundación del Spartatlón en 1983

Después de que John Foden y otros dos terminaron la histórica prueba de 1982 entre Atenas y Esparta, Foden les dijo a los que estaban en la meta: «Deben hacer de la ruta que hemos corrido, una carrera». Sin embargo, no pensaba seriamente en que se organizaría una carrera en el corto plazo. Michael Graham Callaghan (1945-2013), un empresario de Atenas y miembro de la Cámara de Comercio Helénica Británica (BHCC) en Grecia, fue la fuerza impulsora y el fundador de la carrera formal Spartathon.

En 1982, Callaghan ayudó a Foden a organizar su prueba y obtuvo patrocinadores. Callaghan estuvo en la meta en Sparta y otorgó a los tres finalistas coronas de hojas de olivo. Un mes después, Callaghan recibió una amable carta del mariscal del aire Thomas Kennedy de la Royal Air Force (RAF) en Alemania, agradeciéndole su apoyo a la expedición de la RAF de 1982 de Foden desde Atenas a Esparta.

La carta incluía: “John Foden me ha contado sobre la inestimable ayuda que usted brindó a la expedición cuando se encontró en apuros financieros que hicieron que su abandono pareciera seguro, y también sobre la renovación de su publicidad discreta en una campaña que logró la televisión y la prensa internacionales. cobertura. Quisiera agradecerle muy sinceramente su interés y su empresa que impidieron la posible cancelación de la expedición, y su iniciativa de reconocer que su éxito podría servir para reforzar las relaciones amistosas que existen entre Gran Bretaña y Grecia. Estamos todos muy en deuda contigo”. Esta amable carta ayudó aún más a Callaghan a quedar cautivado con la idea de una carrera y se adelantó para hacerla realidad.

Los planes para el Spartatlón se unen

Apenas cuatro meses después de la histórica expedición de la RAF de 1982, en febrero de 1983, la Asociación Helénica de Atletismo Amateur (SEGAS) anunció que el Spartatlón se celebraría el 30 de septiembre de 1983. El nombre de la carrera combinaba las palabras griegas para Esparta y Hazaña. Oficialmente, ese primer año se llamó “Carrera Internacional Abierta de Espartatlón”.

Se reunió un equipo multinacional de partidarios liderado por Callaghan y con sede en la Cámara de Comercio Helénica Británica en Atenas. Según la ley griega, a Callaghan no se le permitía ser el presidente real de la organización, pero fue el primer organizador de la carrera. Foden dijo: “Mi idea de organizar una carrera nunca habría despegado si no fuera por la energía, el entusiasmo y el talento de Callaghan como vendedor. Al principio tal vez no sabía mucho sobre correr y se basó en los consejos que le di durante mis visitas a Grecia, pero pronto adquirió muchos conocimientos”. Un grupo de empresarios británicos con sede en Atenas fueron inscritos como patrocinadores principales de la carrera de 1983.

Participantes

En el primer Spartatlón participaron cuarenta y cuatro hombres y una mujer de doce países. Llegaron a Atenas cuatro días antes de la carrera, el 26 de septiembre de 1983, y tomaron un viaje en autobús de dos días para obtener una vista previa del recorrido y hacer turismo. En Esparta fueron honrados por el alcalde de Esparta en una cena en una taberna. Al regresar a Atenas, almorzaron con el alcalde de Atenas y el embajador británico. Algunos de los corredores están destacados.

Yiannis Kouros

Yiannis Kouros nació el 13 de febrero de 1956 en Trípoli, Grecia. Su padre era carpintero y la familia vivía en la pobreza. No siempre tenían suficiente comida, lo que obligó a Yiannis a realizar su primer trabajo manual a la edad de cinco años. No podía permitirse el lujo de ir al cine, así que fue a un estadio a correr por diversión.

A la edad de dieciséis años, comenzó un entrenamiento atlético formal y empezó a correr carreras. Al principio, su entrenador descartó a Kouros como «un atleta mediocre que simplemente no tenía la constitución necesaria para ir rápido». Pero progresó hasta convertirse en uno de los mejores corredores de secundaria de Grecia. Fue campeón juvenil en las distancias de 3.000 y 5.000 metros.

En 1977, a la edad de veintiún años, Kouros corrió su primer maratón en 2:43:15. Sus tiempos continuaron mejorando hasta 2:25 en 1981. Pronto descubrió que sobresalía mucho más en ultradistancias. En 1981 trabajó como guardia en un estadio deportivo. Encontré tiempo para entrenar unas dos veces al día. A finales de año, pidió al Consejo de Deportes que enviara jueces para presenciar su intento de correr 100 kilómetros, corriendo en una pista de 20 kilómetros, buscando establecer un récord nacional. Terminó en 7:35 pero no vinieron los jueces.

En 1983, el año del primer Spartathlon, Kouros, de 27 años, había terminado 25 maratones, pero no era muy conocido fuera de Atenas, Grecia, y ciertamente no era conocido internacionalmente entre los ultrarunners. Dijo: “Leí acerca de una carrera de Atenas a Esparta. Quería registrarme. Tenía confianza en que completaría la carrera y que probablemente sería el primer griego en terminar”.

“Conocía parte del curso, especialmente el último tercio. Hice un plan de que debería cubrirlo entre las 21 y las 22 horas. Pero pensé que aquellos corredores experimentados que también tenían récords mundiales y grandes actuaciones deberían terminar en menos tiempo. Nunca pensé que sería fácil. Al contrario, lo consideré heroicamente”.

Eleanor Adams

Eleanor (Puckrin) Adams nació el 20 de noviembre de 1947 en Middlesbrough, North Yorkshire, Inglaterra. Sus padres fueron Thomas William Puckrin (1898-1976) y Eleanor Mary Cumisky (1913-1995). Eleanor empezó a correr cuando era adolescente. Tenía tres hermanos mayores, Arthur, Thomas y Philip, todos ellos atletas consumados. Se unió al club atlético local, pero cuando era niña no se le permitía correr más de una milla en la pista y 2,5 millas en la carretera. Más tarde progresó a media distancia y campo traviesa y corrió de manera competitiva hasta que se casó con John C. Adams en 1970.

Luego, Adams dejó de correr durante los siguientes ocho años y tuvo tres hijos. En 1978, a la edad de treinta y un años, volvió a hacer jogging para intentar recuperar su forma física. El primer maratón de Adams llegó en 1980, el Maratón Popular en Solihull, Inglaterra, donde terminó segunda con 3:26:41. Pronto rompió tres horas de forma rutinaria.

Adams dijo: “Nunca había oído hablar del ultrarunning en aquella época, a principios de los años 80. Me estaba concentrando en ser corredora de maratones porque las mujeres apenas comenzaban a ser aceptadas en correr maratones”. Se estableció un equipo de maratón femenino británico con las diez mejores corredoras de maratón y Adams ocupó el puesto 12 . Su objetivo principal era formar parte de ese equipo.

Un fin de semana tenía intención de correr una maratón en Leicester. Ella notó en el periódico que iba a haber un evento de 12 horas en Nottingham. Sus tres hijos eran pequeños y pensó que podrían jugar en el campo mientras ella corría. Entonces, ella y otras dos compañeras acudieron a la carrera de 12 horas. Su intención era correr sólo la distancia del maratón, pero las cosas le fueron tan bien que siguió adelante.

Mientras corría, el director de carrera le dijo que estaba en camino de romper el récord mundial femenino de 50 millas. (25:00) Ella dijo: “Pensé que el organizador de la carrera estaba bromeando cuando me dijo que estaba a punto de romper el récord mundial de 50 millas. No tenía idea de los récords mundiales. Terminé segundo en la general de la carrera”. Terminó estableciendo cinco récords mundiales femeninos en distancias entre 20 y 50 millas en 6:41:02. Lamentablemente los récords no fueron ratificados porque las reglas exigían la presencia de tres cronometradores.

El director de la carrera la invitó a participar en una próxima carrera de seis días, la primera en Gran Bretaña que incluye mujeres. Pero, para poder entrar, ella necesitaba haber completado 100 millas en 24 horas, lo que él aún no había logrado. Le propusieron organizar una carrera de 24 horas en solitario para clasificarse, pero ella no se sentía preparada para eso y dijo que correría en la siguiente carrera de 24 horas. En noviembre de 1982, Adams corrió y cubrió 124 millas y fue la ganadora general, la primera mujer en ganar una ultra general en Inglaterra. Luego se propuso correr en una carrera de seis días en 1983 en Nottingham, Inglaterra. Alcanzó 409,67 millas, que fue un récord mundial.

Malcolm Campbell

Adams escuchó sobre el Spartatlón a través de Malcolm Campbell (1934-), un ultrarunner experimentado e influyente administrador de carreras británico, quien se ofreció a organizar su viaje a la carrera con un gran contingente de los mejores ultrarunners británicos. Ella recordó: “Hubo una carrera a través de las montañas en Grecia llamada Spartatlón, de Atenas a Esparta. Sabía todo sobre Atenas y Esparta. Solía ​​enseñar historia durante un tiempo. Entonces, conocía el aspecto histórico del asunto. Todo sonó realmente interesante y divertido”.

Adams tuvo dificultades para que le permitieran correr en la carrera inaugural porque era mujer. Ella explicó: “Debido a que la carrera se basó en un evento militar histórico, los oficiales de la carrera estaban muy en contra de tener una competidora y solo gracias a la intervención de los ultracorredores masculinos se me permitió competir. No supe hasta el último momento que iría a Grecia. No hice ninguna preparación específica para el evento”.

Adams en el autobús previo a la carrera

Adams, que todavía es un novato en el ultrarunning, dijo: “No tenía idea de lo que estaba haciendo. Todo fue tremendamente emocionante y no tenía idea de en qué me estaba metiendo. Sabía que había una gran colina que subir y bajar, pero aparte de eso, ignoraba mucho todo. La preparación para la carrera fue estupenda porque estuvimos allí unos días antes. Hubo bastante revuelo relacionado con esto. Hubo límites bastante estrictos. Yo fui la única mujer que participó”.

Finalmente en Grecia, en el autobús, previendo el recorrido y haciendo turismo, dijo: “Lo que me preocupa un poco es pasar esa montaña en la oscuridad. Es un recorrido agotador para alguien que sólo ha dado vueltas y vueltas a una pista. Será un verdadero desafío”.

Dusan Mravlie

Dusan Mravlie (1953-) era de Yugoslavia (ahora Eslovenia). Comenzó su carrera como corredor en 1977 mientras servía en el ejército. Él dijo: “En el cuartel, con soldados que eran expertos en esquí, nos reclutaron para participar en la patrulla de Dražgoš. Yo competí y los eslovenos, como nación de esquí, por supuesto, superaron con creces a todos los demás”. Se fue a trabajar a Pokljuka para manejar un teleférico. Esquiaba y corría mucho, sin tener nada más que hacer.

Mravlie se dedicó al ultrarunning en 1979, corrió en varias de las carreras masivas de 100 km y adquirió experiencia recorriendo más de 100 millas al alcanzar las 128 millas en una carrera de 24 horas en 1983 en Checoslovaquia. Se apuntó al Spartatlón confiando en que le iría bien.

Dijo: “Soy un corredor fanático de las largas distancias, así que puedes imaginar lo emocionado que estoy ante la idea de participar en este espectacular evento histórico, especialmente porque es la primera vez que se lleva a cabo”.

Patricio Macke

Patrick Macke (1955-) fue un artista de Gran Bretaña, pero en 1983 vivía en Austria. Comenzó a correr en serio en 1976, a la edad de veintiún años. Unos meses más tarde, corrió su primer maratón con Malcolm Campbell y terminó en 3:09. Quedó enganchado y empezó a correr maratones de menos de tres horas con regularidad. Su mejor marca de por vida en un maratón fue 2:22 en el maratón de Frankfurt en 1982. Macke corrió su primer ultra en 1979, un 50K.

Durante varios años prefirió las distancias de maratón y 50 km a las ultras más largas. El Spartatlón sería la primera vez que correría grandes kilómetros, comenzando su asociación de por vida con la carrera. Ese primer año sólo esperaba terminar y planeaba correr todo el camino con Edgar Patterman (1934-) de Austria.

Ed Dodd

Ed Dodd (1946-) de Drexel Hill, Pensilvania, profesor de matemáticas, fue uno de los tres estadounidenses en el campo del Spartathlon inaugural. Comenzó a correr en 1960 en la escuela secundaria cuando se unió al equipo de cross-country. En la universidad, continuó corriendo y avanzó hasta correr maratones. Dodd corrió su primer ultra en 1977 en el lago Waramaug de 50 km en Connecticut y se enganchó a los ultras. Junto con Don Choi, ayudó a recuperar la carrera de 6 días que no se había celebrado desde principios del siglo XX. Organizó la carrera en pista de seis días Edward Payson Weston en Nueva Jersey, donde alcanzó las 328 millas. En 1983, su mejor marca de 100 millas la logró en pista con un tiempo de 18:50:43.

Ed Dodd previo a la carrera

Dan Brannen invitó a Dodd a correr en Spartathlon . “La única razón por la que fui fue porque me pagaron el viaje. Con tres hijos pequeños y un salario de escuela secundaria, no había manera de que pudiera permitirme volar a Grecia y pasar una semana fuera de mi trabajo para correr una carrera. Dan Brannen me llamó y me dijo que le habían pedido que fuera pero que no podía. La mujer que financiaba el viaje estaba dispuesta a enviar a cualquiera que él recomendara. Era una mujer estadounidense casada con un oficial naval griego. Le dije ‘seguro que iré’ y ella hizo todos los arreglos”.

Marvin Skagerberg

Marvin Skagerberg en el autobús previo a la carrera

Marvin Skagerberg (1938-) de la ciudad de Nueva York fue otro estadounidense en este campo. Había logrado correr 405,5 millas en una carrera de seis días a principios de año. Dijo: «Lo interesante del Spartatlón es definitivamente el ángulo histórico y, por supuesto, es una carrera de varios días que se está volviendo cada vez más popular en los Estados Unidos». John Wallis, de 46 años, de Michigan, fue el tercer estadounidense. Era un ultrarunner con mucha experiencia y tenía alrededor de diez carreras de 100 millas a su nombre.

En el viaje previo en autobús, Dodd y Skagerberg dijeron: «Estoy intrigado por la oportunidad de seguir los pasos de una figura histórica como Filípides». «Creo que la mayoría de nosotros no pudimos resistirnos a correr el Spartatlón porque compartiríamos un recorrido que corrió otro ser humano hace 2.500 años».

Otros corredores

John McCarthy al principio

John McCarthy, uno de los tres corredores originales de la prueba de 1982, volvió a correr. John Foden también estaba allí pero no corriendo. McCarthy dijo: “Como ya lo hice una vez, descubrí que tenía que volver y hacerlo de nuevo. Esperamos que se convierta en un evento regular. Estoy tan aterrorizado ahora como el año pasado. Es una tarea desalentadora, pero creo que puedo hacerlo”.

Un corredor griego dijo: “La primera vez que admiré a Filípides fue cuando era un colegial. Tengo mucha suerte de estar aquí en Atenas para participar en este evento. Además, me gusta conocer extranjeros y hacer amigos en un espíritu de amistad y paz. Soy un fanático del fondismo, así que os podéis imaginar lo emocionado que estoy de poder participar en este espectacular evento histórico, sobre todo porque es la primera vez que se realiza”.

El comienzo

Al amanecer, los corredores fueron trasladados en autobús desde el Hotel Ledraa-Marriott hasta la salida en el Estadio Panatenaico de Atenas, que fue reconstruido para los primeros Juegos Olímpicos modernos en 1896. Dodd dijo: (6:00) “Tenemos que entrar el estadio y mirar a su alrededor. Hubo rectas muy largas y curvas rápidas”. La carrera comenzó fuera del estadio alrededor de las 7 de la mañana, atravesó la ciudad y descendió a lo largo del Mediterráneo. El corredor más joven tenía 22 años y el mayor 54.

Atenas a Corinto

Dusan Mravlie, el corredor yugoslavo, tomó la delantera y la mantuvo durante los primeros 34 kilómetros. Manolis Prokopakis condujo un coche con un gran cronómetro. Siguió el ritmo del primer corredor desde Atenas hasta Esparta.

Adams recordó: “Las primeras 50 millas hasta Corinto estuvieron muy concurridas en cuanto a tráfico. Los humos eran horribles y hacía más calor a medida que avanzaba el día, sin sombra en el camino y muy pocos refrigerios”.

Cada cinco kilómetros se instalaron “pozos de agua” (o puestos de avituallamiento) para los corredores a lo largo de la ruta. Se informó: «Aquí el atleta podía obtener agua para lavarse y beber, refrigerios ligeros y primeros auxilios». Pero en la mayoría de las paradas sólo había agua tibia y coca cola para beber, con un poco de comida, algo de arroz con leche, galletas y galletas saladas. Verter agua tibia en la cabeza no ayudó mucho a combatir el calor. Dodd, sin tripulación, tuvo que buscar más apoyo. “Recuerdo que de vez en cuando entraba a tiendas en pueblos pequeños para tratar de encontrar algo de beber”.

Adams agregó: “Recuerdo haber pasado por aldeas donde celebraban fiestas que duraban todo el día y permitían correr para coger cosas para comer. Fue de mi agrado y muy apetecible. Recuerdo que me deshidraté mucho porque literalmente solo quedaba una botella grande al costado de la carretera y la tomabas tú mismo mientras pasabas corriendo”. Por la tarde, en algunos pueblos de montaña, se vio a los granjeros sentados en las tabernas ofreciendo a los corredores bordillos de sus propios platos y el brandy o el vino que estaban bebiendo.

Kouros a 31 km

En el km 31, Mravlie iba en cabeza seguido por Alan Fairbrother, de 27 años, de Gran Bretaña y Yiannis Kouros, de 27 años, de Grecia. El resto del campo se había quedado muy separado. Sorprendentemente, Kouros tomó la delantera en el km 34. Llegó a 71 km (44 millas) en cinco horas.

Corinto a la montaña

Kouros cruzando el canal de Corinto

El primer punto de corte estaba aproximadamente a la milla 52 después del Canal de Corinto. Los corredores debían llegar allí a las seis de la tarde, once horas. Cuando Kouros cruzó el canal de Corinto, lo hizo unas dos horas antes de la estimación más optimista de los organizadores de la carrera. Muchos de los corredores no llegaron a este límite ya sea por falta de entrenamiento o por el calor sofocante.

Adams en Corinto

Después de Corinto, Kouros se molestó porque pensó que el rumbo no seguía la ruta que tomó Fiedippidis. Él dijo: “Me molesté y comencé a gritar cuando después de Corinto nos dirigimos a la derecha (hacia el norte). Cuando Fiedippidis llegó a los istmas, sabía que Esparta estaba al sur y el hombre tenía prisa. Claramente, no estaba de acuerdo con la ruta que había investigado John Foden que intentaba utilizar antiguas rutas militares. Kouros continuó: “Tenía sentimientos extraños acerca de la falsificación de la historia que estaba ocurriendo una vez más en mi país y, al mismo tiempo, tuve que trabajar duro para encontrar pensamientos que me hicieran seguir adelante”.

Después de Corinto había muchos kilómetros de camino de tierra que lo hacían un desafío para los corredores de caminos. Skagerberg dijo: “Largos tramos de carreteras secundarias eran casi senderos. Después de que el recorrido dejó la carretera, solo vimos pequeños pueblos y kilómetros de viñedos, burros pastando con antiguas sillas de madera y estantes de grosellas secándose”.

Después de ocho horas y aproximadamente 56 millas, Kouros tenía una ventaja de 3 km sobre Mravlie. Fairbrother seguía en tercera posición , varios kilómetros más atrás.

Macke y Patterman

A última hora de la tarde, Macke, Adams y Dodd estaban a unos 30 km del líder, Kouros. Pasaron por la antigua Corinto mientras se ponía el sol.

Por la noche, los niños salían corriendo de cada pequeño pueblo para saludar a los corredores. El estadounidense John Wallis les enseñaría a chocar los cinco mientras pasaba corriendo. Luego corrían hacia el pueblo y veían a todos los ciudadanos frente a la taberna animándolos. Después de medianoche, los pueblos dormían, pero siempre había tres o cuatro voluntarios manteniendo los puestos de socorro y los puestos de control.

Al anochecer, el desastre golpeó a la carrera de Dodd. “Durante la noche se me fue la luz. Un corredor griego se me acercó. Yo no hablaba griego y él no hablaba inglés. De alguna manera le dije que se había acabado la batería. Tenía alguien ayudándolo. Llegamos a un pueblo y fueron conmigo a la tienda y compramos pilas para mi lámpara frontal. No sé qué habría hecho con eso porque él iba más rápido que yo y no podía sostenerlo”.

En la oscuridad se oyeron sonidos espeluznantes. “Una vez que oscureció, fue un poco extraño correr por este camino de tierra en un país extranjero y escuchar esos aullidos en la oscuridad. Animales ladrando. No sé si eran perros. Nunca antes había corrido una verdadera carrera de trail. Yo era una persona que practicaba atletismo y carretera, así que esto era muy inusual para mí”.

Adams comentó: “Cuando llegamos a la montaña estaba oscuro y teníamos un guía que nos llevaría arriba. Fue bastante surrealista mirar montaña abajo y ver todas esas pequeñas luces parpadeantes porque teníamos que llevar antorchas”. Dodd añadió: “En la montaña, sabía que me estaba quedando sin tiempo. Tenían personas ubicadas en varios lugares, supongo que para indicarnos la dirección correcta. No fue una montaña muy difícil, pero llegué a ella en medio de la noche”. Skagerberg dijo que el ascenso final de la montaña fue más empinado que el último kilómetro y medio hasta Pikes Peak, aunque el descenso por el otro lado fue más fácil.

Adams recordó que no había marcas de ruta, pero Dodd dijo que no era posible perderse, ciertamente no en la montaña. Nunca tuvo ninguna ansiedad cuando llegó un turno debido a la cantidad de ayudantes. Dodd llegó a la cima y luego comenzó a bajar. “Cuando bajé de la montaña, dije que si realmente no corro, no voy a llegar al límite de las 105 millas. Así que los últimos cinco kilómetros montaña abajo los corrí como una carrera a campo traviesa, lo cual fue un gran error. Cuando llegué al puesto de control, estaba bastante emocionado”.

De la montaña a Esparta

Mucho antes, cuando Kouros llegó a la cima de la montaña, gritó: «¿Dónde están ustedes, compatriotas?» Dijo que su voz resonó en las montañas. Pero su ritmo rápido le pasó factura y se quedó helado y temblando mientras corría hacia las llanuras de Arcadia.

Kouros llegó a Tegea (170 kilómetros) a las 16:48, unos minutos antes de la medianoche, varias horas antes de lo que nadie esperaba que llegara un corredor. Los tegeanos tuvieron que ser alertados de su llegada muy temprana y salieron a darle la bienvenida. Mravlie llegó unas dos horas después. Korous mantuvo un ritmo mecánico y siguió ampliando su ventaja.

Muchas horas más tarde, mientras Dodd cruzaba la montaña, se encontró con su compatriota estadounidense Marvin Skagerberg. Dodd dijo: “Recuerdo haber atravesado un pequeño pueblo a altas horas de la noche y él estaba acostado en un banco. Le pregunté cómo se sentía y dijo: «No muy bien». Continué. Ambos logramos cruzar la montaña. Teníamos que estar en el puesto de control de Nestani (milla 107) a las 24 horas. Llegué alrededor de las 24:05. Me senté todo sucio de la montaña, lavándome las piernas. Marvin entró y se sentó a mi lado”.

Juan Wallis

Skagerberg recordó: “A las 7:04 am, grité una palabra muy mala a la hermosa campiña griega. A tres cuartos de milla del punto de eliminación de 24 horas, me detuve y caminé lentamente. Me decepcionó doblemente ver a Ed Dodd un cuarto de milla por delante, también eliminado por solo unos minutos”. El tercer estadounidense Wallis se había replegado unos kilómetros antes cuando vio que le sería imposible cruzar el corte.

Surco de olivos

Pero Dodd explicó: “El funcionario se acercó y dijo: ‘Ustedes dos son los últimos dos en cruzar la montaña. Aunque no hayas pasado el límite, te dejaremos continuar.’ Marvin dijo: «Está bien, pararé». Dije: ‘Oh, genial, seguiré adelante’. Eso fue una tontería. Así que me levanté y seguí adelante. A los diez kilómetros me dispararon. Simplemente me senté en un olivar y esperé a que alguien me recogiera y me llevara a la meta en Esparta”. Dodd estaba totalmente sin combustible y muy deshidratado sin tripulación. Llegó a unas 112 millas (180 km).

Skagerberg tenía una teoría sobre su abandono. “Nosotros tres, los estadounidenses, probablemente nos habíamos eliminado por un error táctico. Habíamos corrido el primer sector de 50 millas muy lentamente, entre las 9:40 y las 9:55, asegurándonos de que saldríamos del día con 85 grados frescos y listos para una buena carrera toda la noche. Pero las siguientes 55 millas fueron más difíciles de lo que habíamos previsto, pistas de tierra empinadas y accidentadas que nos frenaron y nos mantuvieron en apuros de tiempo”.

Adams siguió avanzando. Vio un lobo de montaña al amanecer. “Siempre me atrajo hacer cosas difíciles. Los ultras se hicieron para mí de muchas maneras. Pero en muchos sentidos no lo eran. Dormía muy bien y era absolutamente inútil para comer. Supongo que mentalmente tenía la dureza, el empuje y la concentración. Los atributos mentales estaban todos allí”.

El final

En Sparta, los organizadores británicos habían declarado que no se esperaría al ganador en Sparta hasta las 10 de la mañana o las 27 horas. Irene El coche que iba delante con los monitores informó que Kouros se acercaba a Esparta. Se envió un mensaje a Sparta y el personal de la carrera despertó al alcalde y le informó que reuniera a la gente junto a la estatua.

Se informó: “A las cinco menos cuarto de la mañana, Kouros estaba a sólo un kilómetro de la estatua de Leónidas. Los principales habitantes de la ciudad, los funcionarios de la carrera y algunos ciudadanos de Esparta estaban esperando a esa hora temprana para saludar al aparentemente incansable corredor griego, un Filípides del siglo XX  . Irene Watson, que encabeza la sede de la carrera en Atenas, informó: «Un miembro de nuestro equipo fue colocado detrás de la estatua con una línea terrestre abierta y ella informó con entusiasmo que Yiannis se acercaba hasta que tocó la estatua de Leónidas».

Kouros recordó: “Llegué a las 5:50 am de la mañana, al amanecer, cuando todos estaban profundamente dormidos. Lo que hizo Fiedippidis, ir a Esparta sólo para recibir un mensaje y traer un mensaje a los atenienses, me gustaría considerarme un mensajero”.

Dos muchachas espartanas ofrecieron al vencedor agua, símbolo de la hospitalidad griega, en una copa de dos asas, fiel copia de una copa de tara conservada en el museo de Esparta. El alcalde de Esparta coloca sobre su cabeza una corona de hojas de olivo. Kouros dijo: “Nunca había corrido tan lejos en mi vida. Sólo quería ver qué podía hacer contra corredores experimentados”.

Mravlie terminó casi tres horas más tarde y Fairbrother terminó tercero, caminando casi seis horas después de que ganara Kouros. Sólo dieciséis de los 45 participantes llegaron a la meta en menos de 36 horas.

Adams al final

Adams pasó a Macke mientras bajaba la colina hacia Sparta. Estaba teniendo grandes dificultades. Los corredores británicos que previamente habían abandonado la carrera llegaron en el último tramo para repartir botellas de agua a los británicos que aún corrían. Adams terminó en 32:37:52 y Macke terminó en 32:55:51. Adams dijo: “Terminé en un estado terrible. Llevaba un par de lo que habrían sido zapatos de trail en ese momento. Pero por supuesto había mucho camino. Las primeras 50 millas fueron todas sobre asfalto. Usar zapatos de montaña no era bueno para los pies”. Macke estaba encantado con la experiencia en Grecia. Dijo: «Este evento es mucho más que una simple carrera».

Los premios

Durante la noche se celebró una ceremonia de entrega de premios, a la que asistieron varios miles de personas que inundaron la plaza de la ciudad y vitorearon desde las ventanas y los tejados mientras las bandas tocaban. Un destacado ciudadano de Sparata rindió un conmovedor homenaje en el que pedía el regreso a los ideales olímpicos. “Debemos volver a los orígenes de los ideales olímpicos. El atletismo ejercita el cuerpo, cultiva la mente y une a las naciones en la lucha común por la libertad, la democracia, la justicia y la paz. Estos ideales son bien servidos por los atletas del Espartatlón a quienes ofrecemos nuestro más sincero agradecimiento, al mismo tiempo que deseamos que cada uno de ellos se convierta en un Filípides, llevando el mensaje del Espartatlón hasta los confines de la tierra”.

Los tres primeros clasificados recibieron réplicas de urnas antiguas, cada una llena de tierra espartana. El alcalde de Esparta dijo: “Antiguamente, así como Spara ofrecía su tierra a los extranjeros, haberlo hecho habría significado sumisión y sujeción. Hoy, sin embargo, este gesto simboliza el amor y la amistad. Al hacerlo, deseamos y esperamos que su espléndida idea de iniciar esta carrera a pie pueda echar raíces en este suelo estatal y pronto ocupe su lugar entre los eventos de los Juegos Olímpicos”. Todos los finalistas recibieron placas y luego se realizó una cena.

Escépticos

Debido a que Kouros era un desconocido y ganó por un margen asombroso, hubo muchos escépticos, especialmente entre los británicos. Adams recordó: “Lo acusaron de hacer trampa y de subirse a una motocicleta. No era inconcebible que una persona local conociera la ruta hacer trampa. Nadie lo conocía más que como un buen maratonista. No era conocido fuera de Grecia. Entonces, había grandes interrogantes sobre su desempeño”.

Tras un día de descanso se celebró otra cena en el hotel de Atenas a la que asistieron en su mayoría los corredores británicos. Dodd dijo: “Los recuerdo absolutamente convencidos de que Kouros tenía que haber dado un paseo. No había ninguna duda en la mente de Mike Newton”. Newton poseía el récord mundial en 48 horas y en todas las distancias hasta 500 millas, incluidos seis días. Skagerberg afirmó: “Sólo el tiempo y actuaciones más verificables servirán para establecer la credibilidad del ganador oficial. Su tiempo se extrapolaría a unas 170 millas en 24 horas en un recorrido muy difícil. Sin duda, uno esperaría verlo intentar batir un récord mundial en 24 horas en algún lugar de Europa pronto”.

Skagerberg todavía pensaba en la victoria de Kouros durante el vuelo de regreso. Escribió: “Después de acomodarme en mi asiento, pensé en la carrera. Había un vehículo líder y también un camión de suministros en el que habíamos dejado algunas provisiones para pasar la noche, ya que no había bolsas. El camión había sido arrastrado al frente y nosotros, los corredores más lentos, nunca lo vimos. ‘Espera’, me dije, ‘el vehículo líder y el camión estuvieron con los primeros durante todo el tiempo, ¡y los oficiales eran británicos! ¿Cómo pudo haber hecho trampa Yiannis? A partir de entonces fui partidario de Yiannis”. Irene Watson, quien dirigió la sede de la carrera, dijo: “Se siguió a Yiannis en todo momento. Todos sabíamos que no estaba haciendo trampa”.

Unos meses más tarde, Kouros fue invitado a correr en una carrera por etapas de 200 millas de tres días de duración a través de Austria. Estuvieron con él en un auto todo el tiempo y Dan Brannen estuvo allí para presenciar. Volvió a aplastar el campo. Kouros nunca fue visto caminando, ni siquiera cuando pasaba por 30 puestos de socorro. Su milla más lenta durante los tres días fue más rápida que ocho minutos. Ganó por más de tres horas, incluso después de tomar un giro equivocado de 3 km que le costó unos 20 minutos. Después de esa carrera, la comunidad de ultrarunning empezó a creer que él era el verdadero negocio. Kouros regresaría al Spartatlón el año siguiente y realmente haría historia.

Tanto Yiannis Kouros como Eleanor Adams (ahora Robinson) han sido reconocidos por muchos historiadores del ultrarunning como los mejores ultrarunners de todos los tiempos.

Fuentes

Deja un comentario